lunes, 29 de diciembre de 2008

Hacerse "persona"

No se nace persona, uno se hace persona. No se consigue al primer intento. Se trata de un proceso, por eso es preciso pasar a las nuevas generaciones todo lo aprendido, para que éstos a su vez lo pongan a prueba y lo mejoren.

1. La primera percepción es que el Cosmos es una comunidad de entidades organizadas, de lo que se deduce la necesidad de organizarse también con las entidades con las que se comparte la experiencia de vida.

2. Percibimos con facilidad que los seres vivos somos frágiles y estamos a expensas de los elementos
, pero, por prolongada y sistemática observación se comprueba que el Cosmos no nos es adverso; muy por el contrario, parecemos hechos a su medida, ya que para cada necesidad descubrimos propiedades y posibilidades útiles y beneficiosas en las cosas. Entonces, a la par de estos descubrimientos vamos construyendo una ideología, que no es más que una concatenación de ideas vinculantes.

Es fácil comprobar la antigüedad del humano viendo tan sólo el enjambre de ideologías y criterios que consiguieron constituir en “cultura”. La cultura es el fuerte nexo que une al grupo humano con su territorio, por eso es tan importante y valiosa la propia cultura sobre el propio territorio en el que ella fue construida o modelada.